• 26 mayo, 2022 6:01 am

Radio Vida Familiar

Proclamando principios y valores para la familia

RadioVidaFamiliar

Perdidos y desesperados en los Alpes franceses, encontraron salvación en Dios

Conozca la apasionante e increíble historia de los alpinistas, Ruaridh Pringle y Hugo Glover, perdidos y sin esperanza en medio de una tormenta eléctrica. En su entorno recibieron 17 descargas eléctricas provenientes de rayos. ¿Cuál de los dos escaladores se salvó? ¿Cómo fue posible?

Conozca la apasionante e increíble historia de los alpinistas, Ruaridh Pringle y Hugo Glover, perdidos y sin esperanza en medio de una tormenta eléctrica. En su entorno recibieron 17 descargas eléctricas provenientes de rayos. ¿Cuál de los dos escaladores se salvó? ¿Cómo fue posible?

Los días más trágicos en las vidas de Ruaridh Pringle y Hugo Glover comenzaron el 2 de julio de 1996. Lo habían soñado por años, cada uno en su país de residencia. Coincidieron en un hostal cercano a una base de la montaña. Su aspiración era llegar al punto más alto del pico Bonatti, en los Alpes franceses.

El informe meteorológico era alentador. Pronosticaban buen tiempo. Lo que jamás imaginamos fue quedar atrapados en una terrible tormenta eléctrica–, relata

Es difícil imaginar que un día con un sol acogedor y un fondo hermoso, como una postal, coronado por el paisaje de gigantes montañas sembradas de nieve, se tornaría tormentoso en cuestión de horas, contrariando todo pronóstico—advierte Hugo.

El ascenso, hasta cierto punto fue fácil. Salvo el ambiente helado a 3300 metros de altura, todo hacía prever que en pocas horas llegarían a la cumbre. Sin embargo, nubles color gris plomo en la distancia, les anunciaron que se avecinaba una tormenta. Fueron creciendo hasta convertirse en una borrasca sin precedentes.

Perdieron buena parte de la movilidad en sus extremidades, producto del frío cada vez más insoportable, al tiempo que Hugo comenzó a evidenciar hipotermia. No se podía mover. Relámpagos a lo lejos eran acompañados por el sonido ensordecedor de los truenos.

Por momentos sentíamos que, en medio de la nada, habíamos perdido toda esperanza–, señala Ruaridh quien, hasta ese momento, tenía control de la situación.

Una imponente imagen del pico que pretendieron escalar

Sorpresivamente escucharon un ruido ensordecedor y, de la mano con el estruendo, experimentaron una descarga eléctrica.

No podía moverme y, para ser sincero, tampoco quería hacerlo. Si hubiese podido elegir, habría preferido morir–, comparte Hugo, quien llevó la peor parte en la excursión.

Ascendieron unos metros más. Encontraron a dos japoneses quienes los auxiliaron. Con esfuerzo, los llevaron a un saliente de la montaña donde tenían armadas dos pequeñas carpas.

Aquí estarán seguros–, dijo uno de ellos.

La tormenta arreciaba, lo mismo que las descargas eléctricas de la tronamenta. Rayos que no sabían de dónde provenían, los alcanzaban de forma inmisericorde. En 12 horas los habían golpeado 17 descargas eléctricas, que bien pudieron causarles la muerte. En el aire se podía percibir el olor a chamuscado, pero, también, a miedo. Había sido la peor tormenta de Chamonix, como pudieron comprobar después.

Ruaridh admite que perdió toda esperanza y, en medio de la desesperación, invocó a Dios, a ese Dios de poder del que había oído hablar a algunos de sus familiares en Balerno, el tranquilo pueblecito de Escocia, de donde era oriundo.

De no haber sido por la intervención divina, Ruaridh Pringle y Hugo Glover, habrían muerto sumidos en la desesperación, perdidos en los Alpes franceses. Una aventura pudo convertirse en la antesala de sus muertes.

DIOS VIENE EN NUESTRO RESCATE

Todos enfrentamos momentos de desespero en los cuales no vemos una puerta de salida del laberinto en el que nos encontramos.

Por momentos, luchamos en nuestras fuerzas. Consideramos que nos defenderemos apropiadamente. Pero la realidad es diferente. Caemos en el agotamiento y la desolación. Solamente podemos salir victoriosos cuando repetimos lo que dijo, en medio de la angustia, un escritor hace muchos siglos:

“En mi angustia invoqué a Jehová, y clamé a mi Dios. Él oyó mi voz desde su templo, y mi clamor llegó delante de él, a sus oídos.” (Salmo 18: 6 | RV 60)

Es necesario:

  • Rendir nuestras fuerzas
  • Reconocer el poder ilimitado de Dios
  • Depositar toda nuestra confianza en el Señor
  • Esperar en Él

Cuando lo hacemos, Él obra con poder. Responde a nuestro calor. Desencadena milagros. Nos lleva a un nuevo nivel, al que jamás imaginamos.

En alguna ocasión un líder religioso abordó a nuestro amado Dios y Salvador Jesucristo con una situación desesperada.

“Pero Jesús, luego que oyó lo que se decía, dijo al principal de la sinagoga: No temas, cree solamente.” (Marcos 5: 36 | RV 60)

Colocar toda nuestra confianza en Él, es la clave para superar exitosamente los obstáculos. Fue lo que hicieron Ruaridh Pringle y Hugo Glover cuando no tenían ninguna oportunidad de seguir viviendo.

“Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos.” (Salmos 40:2 | RV 60)

Desconozco cuál sea su situación, pero sí tengo la firme certeza que le comparto: en Dios encontramos la solución a nuestros problemas.

Cuando pensamos que no hay esperanza, Dios viene en nuestra ayuda y nos trae salvación física y espiritual.

Luchar en nuestras fuerzas es inútil e innecesario. Hoy es el día para rendirnos a Él. Puede ser una situación personal, familiar o de carácter espiritual. La que sea. Él puede y quiere ayudarnos. Entréguese al Padre de poder. Los resultados serán sorprendentes.

Si aún no ha recibido a Jesucristo como su Señor y Salvador, hoy es el día para hacerlo. Basta una simple oración en la que, con sus propias palabras, le exprese el deseo de que more en su corazón. Esa simple oración marcará un antes y un después en su existencia y en la relación en el hogar. Ríndase hoy a Cristo.


© Fernando Alexis Jiménez | #Ministerios Vida Familiar | #RadioVidaFamiliar


También le pueden interesar los siguientes estudios:

Fernando Alexis Jiménez

Fernando Alexis Jiménez es autor y conferencista cristiano. Coaching certificado por la organización John Maxwell Team. Junto con su esposa Lucero dirigen los "Ministerios Vida Familiar" enfocados en la proclamación de principios y valores para todos los componentes del hogar. Dirigen los Seminarios "Edificando Familias Sólidas", que se imparten de manera presencial y virtual