• 26 septiembre, 2022 1:58 am

Radio Vida Familiar

Proclamando principios y valores para la familia

RadioVidaFamiliar

La gracia de Dios, el único camino para que los muertos vivan


Fernando Alexis Jiménez | Ministerios Vida Familiar


Uno de los capítulos más apasionantes y extraños de la serie televisiva de ficción Los expedientes secretos X, se desarrolla cuando el agente Fox Mulder sufre la abducción de ovnis y su colega, Dana Scully, lo encuentra muerto en un campamento de ufólogos.

No obstante, cuando lo llevan al hospital para practicarle la autopsia, por curiosidad lo conectan a un monitor cardiorespiratorio. ¡Tenía vida aun cuando se estaba descomponiendo físicamente!

No se puede negar que fue uno de los argumentos fílmicos más sorprendentes del libretista, Chris Carter. ¿Por qué lo decimos? Porque la trama del episodio concluye con el retorno a la vida de Mulder, mediante un complejo proceso que lo rescató del umbral de la muerte.

¿Puede imaginarlo? Alguien muerto, pero con los signos vitales estables.

LOS MUERTOS EN VIDA QUE NOS RODEAN

Alrededor nuestro caminan millares de personas que aparentan vida, pero espiritualmente están muertos. Permítanos ilustrar el asunto con un diálogo del Señor Jesús con alguien que quería ser su discípulo:

«Y dijo a otro: Sígueme. Él le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre. Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú ve, y anuncia el reino de Dios.» (Lucas 9: 59, 60| RV 60)

¿A quiénes se refería? Sin duda a quienes no solo están lejos de Dios, sino que se solazan en su situación y prefieren marginar al Padre de su vida personal, espiritual y familiar.

DIOS NOS RESCATA DE LA MUERTE

A menos que reconozcamos nuestros pecados, nos arrepintamos y los confesemos a Dios, seguiremos muertos en vida. Es el Supremo Hacedor quien nos rescata de esa penosa situación, como escribió el apóstol Pablo a los creyentes de Éfeso:

«Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.» (Efesios 2: 1-3 | RV 60)

Satanás mantiene atadas al pecado a millares de personas en el mundo entero.

LAS ESTRATEGIAS DEL ENEMIGO ESPIRITUAL

La mundanalidad tiene atrapados en sus redes a hombres y mujeres. Una de las estrategias que utiliza el enemigo espiritual es la religiosidad. También, el legalismo. Pone una venda en sus ojos que les impide conocer el amor de Dios y les distancia del único que puede salvarlos por Su gracia infinita.

Dios es un padre castigador”, me dijo alguien con quien hablé de Cristo en cierta ocasión. Otro, se fue al extremo: “Soy bueno, no hago mal a nadie y, además, muy generoso. No creo que seré condenado al infierno”, anotó.

Es evidente que no han recibido una enseñanza apropiada y, como ellos, sinnúmero de personas. Alrededor del tema, el apóstol Pablo escribió:

«Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.» (2 Corintios 4: 3, 4 | RV 60)

Su destino final será doloroso. A menos, por supuesto, que conozcan la salvación de Dios, la cual compartimos en cuanto nos brindan la oportunidad. Es nuestra tarea en la condición que nos asiste, de cristianos bíblicos.

Es imperativo, porque Satanás despliega sus estratagemas. Cabe aquí recordar la enseñanza del evangelista Juan:

«Porque de su plenitud tomamos todos, y gracia sobre gracia. Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.» (Juan 1: 16, 17 | RV 60)

Y, también, leemos:

«A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.» (Juan 1: 11-13 | RV 60)

La gracia divina en su plena expresión. Hacernos hijos Suyos, gracias al plan redentor trazado desde la eternidad y que fue materializado por Jesucristo.

UN PERDÓN INMERECIDO

Un incidente que tocó las fibras más sensibles de los argentinos, ocurrió el 19 de junio del 2019. Una fecha que pasó a la historia. Los hechos ocurrieron durante un juicio oral en Necochea, al sur de la provincia de Buenos Aires.

Para sorpresa de quienes se encontraban en el juzgado, Nancy López, abrazó a quien acusaban de haberle quitado la vida a su hijo.

— Te perdono, para sentirme bien, para tener paz, y porque nada me devolverá a mi hijo. Un buen cristiano debe perdonar. –, le dijo.

Fabián dos Santos, de 26 años, estaba siendo juzgado por el homicidio de Martín Santiago Vitale.

A primera vista, se trata de un perdón inmerecido. Pero el eje conductor es el amor de esta mujer por su prójimo. Una sobrina, a quien entrevistó el canal local de Necochea, explicó que Nancy López se puso en los zapatos del joven. “Ella decía que, a la pena en la cárcel, Fabián estaría arrastrando otra condena, que proviene de la conciencia.”, explicó.

La gracia de Dios nos alcanza igualmente, como un don inmerecido. A pesar de que, por nuestros pecados deberíamos pasar la eternidad en el infierno, Él nos trae salvación por su amor ilimitado en respuesta a un arrepentimiento sincero.

El evangelista, Juan, anota:

«Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.» (Juan 3: 17, 18 | RV 60). 

Por supuesto, hay quienes rechazan la gracia de Dios y acarrean las consecuencias (Hebreos 12: 15-17 | RV 60)

Esta realidad, de quienes rechazan el amor y la gracia de Dios, nos lleva a reflexionar en lo que escribió el apóstol Pablo a los creyentes de Éfeso:

«Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, 5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.» (Efesios 2:4-7| RV 60)

A Roberto el médico le anunció que tenía cáncer, en fase terminal. En ese instante sintió que todo a su alrededor daba vueltas y que por un instante, el piso del consultorio se hundía bajo sus pies.

El facultativo le dijo que aprovechara cada instante de vida. Él regresó a casa culpando a todo y a todos por su situación.

Amor, comprendo tu dolor—le dijo su esposa–. Es tiempo de buscar a Dios–, le recomendó.

Sin embargo, él simplemente se alejó, todavía más enojado. “Si existe Dios, ¿por qué permitió esta enfermedad en mi vida.”, le dijo, mientras se alejaba.

Desconozco cuál fue su destino, aunque es apenas previsible. Tuvo oportunidad de ser salvo y pasar la eternidad con el Señor, pero se negó. De hecho, desestimó la gracia de Dios que perdona cuando nos arrepentimos, y nos ofrece una nueva oportunidad.

Hoy es el día oportuno para revisar su vida y tomar decisiones oportunas. No deseche la gracia del Padre. ¡Desde la eternidad, Él ha deseado una mejor vida para usted!


Lea más contenidos edificantes en www.VidaFamiliar.co


 

Fernando Alexis Jiménez

Fernando Alexis Jiménez es autor y conferencista cristiano. Coaching certificado por la organización John Maxwell Team. Junto con su esposa Lucero dirigen los "Ministerios Vida Familiar" enfocados en la proclamación de principios y valores para todos los componentes del hogar. Dirigen los Seminarios "Edificando Familias Sólidas", que se imparten de manera presencial y virtual