• 26 septiembre, 2022 2:18 am

Radio Vida Familiar

Proclamando principios y valores para la familia

RadioVidaFamiliar

¿Qué importancia le concede usted a lo material?

Quien llena los vacíos de nuestro mundo interior que nos inclinan a ocuparnos de dar especial relevancia a los bienes materiales, es Dios mismo. Es el momento oportuno para consultarle antes de cualquier compra y, en segundo lugar, de medir con su divina ayuda, los pasos que vamos a dar.

Quien llena los vacíos de nuestro mundo interior que nos inclinan a ocuparnos de dar especial relevancia a los bienes materiales, es Dios mismo. Es el momento oportuno para consultarle antes de cualquier compra y, en segundo lugar, de medir con su divina ayuda, los pasos que vamos a dar.

Cuando nos enfocamos en acumular bienes materiales, dejamos de disfrutar la provisión diaria de Dios para nuestras necesidades. La Biblia llama a esta práctica avaricia. Es necesario revisarnos cuidadosamente para evaluar si estamos incurriendo en este comportamiento.

Quizá sin proponérnoslo:

  • Damos mucha prelación a lo material.
  • Si perdemos algo de aquello material en lo que depositamos nuestra confianza, experimentamos la sensación de que el mundo se hunde bajo nuestros pies.
  • Nos convertimos en esclavos de comprar lo último de la moda, de la ropa costosa y que ni siquiera usamos con frecuencia, el celular o el computador, para citar solamente unos ejemplos.

Nuestro amado Dios y Salvador Jesucristo enseñó:

“Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee.” (Lucas 12:15 | RV 60)

Para algunas personas las adquisiciones llegan a convertirse en un comportamiento compulsivo.

Es un deseo incontrolable de comprar, que refleja en el gasto de grandes cantidades de tiempo y dinero en esas actividades. En general, una persona que compra sin control tiene responde a emociones negativas y con frecuencia tiene problemas con las relaciones y las finanzas, como resultado de su conducta de compras.

Hay cuatro etapas relevantes en este proceso:

  • Anticipación: Comienza con los pensamientos y las necesidades. Pueden enfocarse en un producto o en el acto de comprar.
  • Preparación: Se realiza la investigación y la toma de decisiones. Una persona puede analizar ventas o debatir sobre dónde ir a comprar.
  • Compra: Se produce la compra. La persona se siente “drogada”, es decir, satisfecha mientras lo hace.
  • Gasto: Se compra un producto, o muchos productos. La persona se siente triste porque ha terminado la experiencia de compra y, posteriormente, puede estar desilusionada por lo que gastó.

Es hora de hacer un alto en el camino.

  • ¿Dejamos de lado la familia por ocuparnos de lo material?
  • ¿Descuidamos nuestra vida espiritual por enfocarnos en comprar, comprar y comprar?

Nuestra felicidad y la paz interior no depende de las propiedades físicas, sino de tener buenas relaciones:

  • Con Dios
  • Con el cónyuge
  • Con los hijos
  • Con las personas con las que interactuamos diariamente

Quien llena los vacíos de nuestro mundo interior que nos inclinan a ocuparnos de dar especial relevancia a los bienes materiales, es Dios mismo. Es el momento oportuno para consultarle antes de cualquier compra y, en segundo lugar, de medir con su divina ayuda, los pasos que vamos a dar.

A propósito, ¿ya recibió a Jesucristo como su único y suficiente Salvador? Hoy es el día para que lo haga. Permita que Él reine en su vida y en su hogar, es la mejor decisión que podemos tomar.


© Fernando Alexis Jiménez | Ministerios Vida Familiar | #RadioVidaFamiliar


Le invitamos a leer los siguientes contenidos:

 

Fernando Alexis Jiménez

Fernando Alexis Jiménez es autor y conferencista cristiano. Coaching certificado por la organización John Maxwell Team. Junto con su esposa Lucero dirigen los "Ministerios Vida Familiar" enfocados en la proclamación de principios y valores para todos los componentes del hogar. Dirigen los Seminarios "Edificando Familias Sólidas", que se imparten de manera presencial y virtual