Aplique reingeniería a su vida de fe


La dinámica cambia. Dios es quien nos fortalece y guía en el proceso de cambio: Accedemos a una vida abundante que el Padre quiere para nosotros y, de acuerdo con la Palabra de Dios comienza a ser vida en nuestra cotidianidad (Hebreos 4: 12)


Cuando llamarse cristiano se convierte en una pesada cruz por la enorme carga de imposiciones, es hora de hacer un alto en el camino. ¿Qué está ocurriendo? Puede que suene extraño, pero quizá es el momento de aplicar una reingeniería a su fe.

Hay dos formas de vivir nuestra fe en Cristo:

  • El legalismo. Se fundamenta en seguir un conjunto de reglas y movernos alrededor de lo que se debe y no se debe hacer.
  • Conexión con el Señor Jesús. Se basa en una relación permanente con el Salvador. Nos lleva a presentar crecimiento permanente.

El apóstol Pablo lo definió en términos prácticos:

“En cambio, quien se une al Señor Jesús se hace un solo cuerpo espiritual con él.” (1 Corintios 6: 17 | RV 60)

Ahora, ¿por qué consideramos que hay un serio riesgo en la religiosidad?

El portal cristiano Camino Angosto, advierte sobre los peligros de la religiosidad que prima en nuestros días y que, ante la falta de un estudio serio y sistemático de las Escrituras, está tomando tanta fuerza porque hace acopio de las emociones:

“Si perdemos de vista a la persona de Jesucristo en cada cosa que hacemos, corremos el riesgo de estar asistiendo a la iglesia, pero de igual forma estar alejándonos de Dios En su peregrinaje por esta vida el cristiano enfrenta muchas adversidades, pero hay una en particular que presenta un riesgo considerable para su vida espiritual. La rutina en las cosas espirituales es un gran peligro para el cristiano. Cuando un cristiano cae en la rutina de las actividades eclesiásticas (actividades de la iglesia) corre el riesgo de caer en un conformismo y terminar viviendo una vida de religiosidad que poco a poco lo irá agotando espiritualmente.”

En cambio, una relación permanente con Cristo está íntimamente ligada a…

  • Vivenciar nuestra nueva naturaleza (2 Pedro 1: 4)
  • Nos tornamos sensibles a Su voz (Juan 10: 27)
  • Nos conecta directamente con Dios (Santiago 4. 8)
  • Logramos algo importante: permanecer en Cristo (Juan 15: 4-8)

La dinámica cambia. Dios es quien nos fortalece y guía en el proceso de cambio.

  • Accedemos a una vida abundante que el Padre quiere para nosotros.
  • La Palabra de Dios comienza a ser vida en nuestra cotidianidad (Hebreos 4: 12)

Piénselo por un instante. ¿Está viviendo en comunión con Jesucristo o, por el contrario, está sumido en la religiosidad? Es tiempo de evaluarse y tomar decisiones que lo lleven a imprimir una reingeniería definitiva a su vida de fe.


© Fernando Alexis Jiménez | Ministerios Vida Familiar | #RadioVidaFamiliar


Le invitamos a leer los siguientes contenidos:

 

Fernando Alexis Jiménez

Fernando Alexis Jiménez

Fernando Alexis Jiménez es autor y conferencista cristiano. Coaching certificado por la organización John Maxwell Team. Junto con su esposa Lucero dirigen los "Ministerios Vida Familiar" enfocados en la proclamación de principios y valores para todos los componentes del hogar. Dirigen los Seminarios "Edificando Familias Sólidas", que se imparten de manera presencial y virtual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *