Reoriente su vida matrimonial


Las discusiones son algo apenas natural sin que signifique normal. Cuando se tornan recurrentes y sin control, ponen en evidencia que algo está pasando y se debe revisar en procura de mejora, con ayuda de Dios.


Fernando Alexis Jiménez | Editor de la Revista Vida Familiar


El matrimonio puede convertirse en una experiencia que atraviesa por lo menos, por cuatro fases: felicidad, desdicha, mediocridad o indiferencia.

Traer gratificación a nuestra vida o intoxicar la relación conyugal, es previsible, pero es necesario aplicar correctivos. No podemos desconocer que como humanos, no somos perfectos.

Las discusiones son algo apenas natural sin que signifique normal. Cuando se tornan recurrentes y sin control, ponen en evidencia que algo está pasando y se debe revisar en procura de mejora, con ayuda de Dios.

Recuerde que no saber dar manejo a la relación de pareja, generalmente se refleja en divorcios. La separación, en los últimos treinta años, ha venido creciendo. De cada diez matrimonios, se estima que por lo menos cuatro, terminaran en separación.

¿Significa esto que vamos camino hacia el abismo? Sin duda que sí, a menos que hagamos algo oportuno.

Es necesario tener en cuenta que avanzar como matrimonio implica tres elementos esenciales:

  • Esfuerzo
  • Dedicación
  • Perseverancia

Recordemos los orígenes de la institución de la familia:

“Luego Dios el Señor dijo: «No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada». [Adán] … exclamó: «Esta sí es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Se llamará “mujer” porque del hombre fue sacada». Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser.” (Génesis 2: 18, 23, 24 | NVI)

Si estamos atravesando por períodos de crisis en la vida matrimonial…

  • Debemos hacer un alto en el camino y evaluarnos.
  • Corregir errores conyugales con ayuda de Dios.

Tenga en cuenta lo siguiente:

Como pareja es predecible que tengamos diferencias, pero no es el fin del mundo.

  • En la vida conyugal somos complemento.
  • Si hay diferencias y eso afecta la relación, debemos pedirle sabiduría a Dios.
  • Es con ayuda del Señor que podemos resolver los conflictos.

Desconocemos cuál sea la situación que esté enfrentando encaso, lo que si sabemos es que hay oportunidad de encontrar salidas al laberinto en el que se encuentra.

A propósito, ¿ya recibió a Jesucristo como su único y suficiente Salvador? Hoy es el día para que lo haga. Permita que Él reine en su vida y en su hogar, es la mejor decisión que podemos tomar.


Escuche las transmisiones de Vida Familiar>> www.is.gd/programavidafamiliar


Le invitamos a leer los siguientes contenidos:

 

Fernando Alexis Jiménez

Fernando Alexis Jiménez

Fernando Alexis Jiménez es autor y conferencista cristiano. Coaching certificado por la organización John Maxwell Team. Junto con su esposa Lucero dirigen los "Ministerios Vida Familiar" enfocados en la proclamación de principios y valores para todos los componentes del hogar. Dirigen los Seminarios "Edificando Familias Sólidas", que se imparten de manera presencial y virtual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *