Viva una fe renovada cada día

Cuando desarrollamos una fe plena, absolutamente nada puede vencernos porque, por difícil que sea la situación, la superamos en victoria.

Cuando desarrollamos una fe plena, absolutamente nada puede vencernos porque, por difícil que sea la situación, la superamos en victoria.


Fernando Alexis Jiménez | Editor de la Revista Vida Familiar


Cuando llamarse cristiano se convierte en una pesada carga por el cúmulo de imposiciones que recibimos de parte de quienes nos lideran en el grupo o denominación en la que nos congregamos, es hora de hacer un alto en el camino. ¿Qué está ocurriendo?

Puede que suene extraño, pero es hora de aplicar principios de reingeniería a nuestra forma de creer.

¿Por qué motivo? Porque existen dos formas de vivir nuestra fe:

El legalismo. Se afianza en el seguimiento de un conjunto de normas acerca de lo que se debe y se puede o no.

En conexión con el Señor Jesucristo. Se fortalece a partir de una relación permanente con el Salvador. Nos lleva a experimentar crecimiento permanente.

El apóstol Pablo lo define en los siguientes términos:

“Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él.” (1 Corintios 6: 17 | RV 60)

  • Una fe plena da pasos firmes, sin dudar en absoluto (Lucas 17:5-6)
  • Somos vencedores en la fe y por la fe, porque sabemos que Cristo murió por nosotros y nos llevó a una nueva dimensión, de proximidad a Dios (1 Corintios 1:18)
  • Por la fe plena, Dios obra milagros en nuestra vida (Lucas 7:48-50; 18: 42)

El portal Significado Bíblico lo define así:

“La fe es plena convicción, sin necesidad de que lo que se nos dice nos sea probado o materializado, es creer por completo en ello. Aquel que tiene Fe en la palabra de Dios, en los textos de la biblia, en las obras de Jesús es llamado fiel. Es el que cree y sigue las leyes de Dios. La Fe es esa certeza que sostiene su andar en el camino de la vida en Dios y en su palabra.”

La relación con Cristo nos asegura:

  • La materialización de nuestra nueva naturaleza (2 Pedro 1: 4)
  • Nos tornamos sensibles a la voz de Dios (Juan 10: 27)
  • Nos permite estar en contacto permanente con Dios (Santiago 4: 8)
  • Nos permite permanecer en Cristo (Juan 15: 4-8)

La dinámica cambia. Quien nos fortalece para cambiar es Dios mismo. Nos acompaña en todo el proceso.

  • Tenemos entrada a una vida abundante, la vida que el Padre diseño y quiere para nosotros-
  • La Palabra de Dios comienza a ser vida en nuestra cotidianidad (Hebreos 4: 12)

Como lo aprecia, es imperativo avivar nuestra fe cada día, fortalecerla prendidos de la mano de Dios. Él es quien nos asegura la victoria.

¿Ya recibió a Jesucristo en su corazón? Cuando nos arrepentimos, nuestra vida personal, espiritual y familiar es afectada positivamente. Es fruto de la decisión de renunciar a una pecaminosidad voluntaria (Lea Mateo 3: 5-8) la clave es recibir a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador. Decídase hoy por Jesús en su vida y en su corazón.


Escuche las transmisiones diarias de VIDA FAMILIAR | www.is.gd/programavidafamiliar


Le invitamos a leer los siguientes contenidos:

Fernando Alexis Jiménez

Fernando Alexis Jiménez

Fernando Alexis Jiménez es autor y conferencista cristiano. Coaching certificado por la organización John Maxwell Team. Junto con su esposa Lucero dirigen los "Ministerios Vida Familiar" enfocados en la proclamación de principios y valores para todos los componentes del hogar. Dirigen los Seminarios "Edificando Familias Sólidas", que se imparten de manera presencial y virtual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *